miércoles, 29 de marzo de 2017

Fingering

Nunca se puede decir nunca, pero por ahora no tengo intención de publicar en el blog imágenes ni vídeos de fisting ni escribir gran cosa sobre ello, principalmente porque no me atrae, aunque soy muy consciente de que viene siendo sin duda la práctica de moda los últimos años, tanto que ya no sé ni siquiera si considerarlo fetichismo o variante del sexo convencional.


 Sí voy a hablar del hermano pequeño del fisting que es el fingering, la penetración con uno o varios dedos. Diría que, dentro de lo que es el anal play, todos los juegos relacionados con la penetración anal, el fingering está mucho más próximo al fisting que a la introducción de plugs o dildos, puesto que comparte el principio del fisting, que es el control y la sensación de dominación que se tiene al entrar en el interior del cuerpo del sumiso, algo que se pierde al utilizar objetos o juguetes. Por supuesto para incrementar el componente de sumisión y las sensaciones del juego  recomiendo atar al sumiso y / o vendarle los ojos antes de penetrarlo.


Frente a quienes lo consideren como un sucedáneo, una versión light, un ejercicio de entrenamiento o una fase preliminar para el fisting, me gustaría reivindicar esta práctica como un juego relacionado con el fisting pero independiente y con ventajas, no solo las evidentes de ser más sencillo y menos peligroso, sino que la sensación de estar dentro del cuerpo del sumiso es mayor que introduciendo el puño, puesto que estamos empleando nuestros dedos, generalmente el índice, que es la zona más sensible y donde se concentra en mayor medida nuestro sentido del tacto. Reconozco que no he hecho fisting y no dudo que pueda tener otros puntos fuertes, pero es innegable que el puño no tiene la sensibilidad del dedo.

Para acabar con una anécdota que sirve para reivindicar el fingering, mi mejor experiencia en penetración digital (recuperando el auténtico sentido del adjetivo digital) fue con un chico alemán que era un auténtico pasivo natural, y que de hecho me lo demostró experimentando con la introducción de un solo dedo un orgasmo y una eyaculación realmente explosivas sin tocarle los genitales ni rozárselos con nada. Aunque ser penetrado era, como digo, su mayor placer, a él le encantaba que lo hicieran con los dedos.


jueves, 23 de marzo de 2017

Men tied up

El blog Men tied up recopila escenas de hombres atados en películas y series, en su mayoría de los últimos años. Como os podréis imaginar hay abundancia de esposas, cuerdas, correas y sogas. 

Al entrar en el blog podemos ver un catálogo con fotos de los actores y descripción de las escenas para que luego hagamos clic en la que prefiramos. No hay vídeos pero sí amplias colecciones de fotos de cada una.








Con la misma temática pero en plan más sencillo, tanto por el diseño como por el número más pequeño de fotos, también es interesante la web Guys in trouble.

martes, 14 de marzo de 2017

Marcas con fuego

Como muestra extrema de sumisión, un amo puede marcar a su esclavo como de hecho se hacía en la antigüedad y hasta bien entrada la edad moderna, puesto que la esclavitud no se abolió hasta mediados del siglo XIX y era conveniente, en caso de que algún esclavo se fugara, que se pudiera comprobar quién era su amo a través de una marca permanente en el cuerpo. En esta página, que no sé si está bien fundamentada o se limita al morbo o a la provocación, hablan de la existencia de esclavos blancos irlandeses en el siglo XVII; las mujeres eran marcadas en el brazo y los hombres en la nalga.

La forma de marcar a un esclavo en una relación D/s sería a través de un tatuaje que sustituiría al antiguo marcaje con hierro al rojo, que continúa siendo una fantasía de cierta recurrencia en la iconografía s / m. Aquí algunos dibujos y fotos.








Esta última foto sería al parecer real y obra de activistas por los derechos animales que se marcan igual que se hace con el ganado. Si os parece extremo y muestra de no mucha salud mental, siempre hay quien gana y se marca con fuego no como denuncia de nada sino simplemente para salir en YouTube:


Espero que nadie intente hacerlo en casa ...

Por último aquí podéis ver el marcaje de un esclavo en la actualidad de la mano de su amo por el método tradicional de hierro al rojo. No parece tratarse de un montaje.

jueves, 9 de marzo de 2017

Dog training

Voy a hablar de una práctica relativamente nueva pero que se ha puesto de moda muy rápidamente en el mundo del fetichismo: el dog training o puppy training, el entrenamiento de perritos humanos.



Lo más interesante de este fetiche es el concepto, la relación entre el amo y el cachorro; de siempre uno de los modelos que nutren las fantasias más habituales entre los sumisos es el ser tratados como perritos. Un cachorrillo debe ser educado con cariño pero con disciplina; pertenece a su dueño y está claramente a un nivel inferior al del humano, por lo que debe ser sometido y controlado, es dependiente y su felicidad depende de la firmeza y la protección que reciba de su amo. Su mayor contento es obedecer sus órdenes, estar a sus pies o echado en su regazo recibiendo caricias. 



Hasta ahí nada nuevo, es una variante de la relación amo / esclavo o dominante / sumiso de toda la vida; lo que se ha vuelto relativamente popular en los últimos años es materializar esa fantasía de deshumanización del sumiso tapando su cara mediante una máscara, conviertiendo sus manos en pezuñas a través de guantes o utilizando un plug que se convierte en su cola. Naturalmente los utensilios pueden ser de cuero o de goma en función del fetiche que sienta el amo o el cachorrillo.


La proliferación de estos utensilios, realmente llamativos, ha popularizado esta práctica y, al darle una dimensión comercial, porque os podéis imaginar que estos juguetes no son baratos, es responsable del relativo boom y proliferación de cachorrillos en eventos fetichistas. No obstante, como siempre ocurre, existe el riesgo de morir de éxito, de que el juego amo / cachorro se trivialice, pierda su esencia y se quede en poco más que en mero consumismo de objetos de una estética al principio provocadora que poco a poco se irá asimilando y disolviendo en la moda. El tiempo dirá qué ocurre con este fetiche y a cuántos de los perretes actuales les atrae realmente la sumisión y la sensación de pertenencia al amo y cuántos son simplemente jovencitos de buen poder adquisitivo y un tanto perdidos que quieren sentirse especiales.



Si entendéis inglés y deseáis más información sobre dog o pup training, os recomiendo el sitio web SiriusPup. El autor explica la filosofía y la práctica de este tipo de juego de roles con gran autenticidad y lejos de ninguna provocación ni deseo de ser cool. Os dejo con uno de los vídeos que ha colgado en YouTube:

sábado, 4 de marzo de 2017

Jockspank



Jockspank es el mejor blog que conozco sobre spanking, azotes en el culo, a chicos. Tiene un archivo de fotos y muestras de vídeos realmente espectacular y ofrece información actualizada sobre los productores de vídeos comerciales especializados en culitos rojos. Entre ellos:

- Los reyes del género a los que otro día les dedicaré una entrada porque se lo merecen, Sting pictures.



- British boy fetish club, especializados en este campo desde hace ya más de diez años.








Además suelen mostrar las últimas creaciones de dibujantes amantes de los azotes, como el americano Franco:

Y todos los sábados ofrecen una recopilación de los culos más sexies que encuentran en la web bajo el nombre de "spankables" (azotables).


jueves, 23 de febrero de 2017

Normas básicas en una sesión D/s

No hay recetas mágicas ni normas sobre la química que se puede dar o no entre dos personas, y los juegos de dominación / sumisión no son ninguna excepción. No obstante, sí se pueden dar unas pautas que pueden ser útiles sobre todo para quien no tenga experiencia o vaya a quedar con alguien que no la tenga.

 
En primer lugar, conviene desmontar uno de los mayores mitos sobre la D/s y distinguir entre sumisos y masoquistas, algo que he comentado ya alguna vez. Al sumiso le gusta la parte psicológica de sentirse dominado, controlado, humillado y / o insultado pero el dolor puede no atraerle en absoluto, por lo que probablemente vaya asustado o al menos nervioso al encuentro con un amo. El masoquista en cambio tiene un umbral de dolor muy alto y necesita dosis altas de dolor para excitarse; es posible que toda la parte psicológica se la traiga al fresco y lo único que quiera es que le den caña, cuanto más mejor y sin preliminares. Entre estos dos extremos opuestos, naturalmente puede haber muchos puntos intermedios de chicos que les gusta que en una sesión haya su parte de castigo físico y su parte de dominación psicológica, casi siempre con mayor preferencia por una cosa o por otra. Hay muchos más sumisos que masoquistas, aunque también muchos chicos que, sin llegar a ser masoquistas, tienen una capacidad de disfrutar con el dolor más alta de lo que piensan.


Teniendo esto en cuenta, la norma número uno para los amos sería el no tratar a cualquier sumiso como a un masoquista y por lo tanto saber dosificar el dolor en la sesión. No hay que tener ningún miedo a ser suave al comienzo; se puede incrementar el castigo si vemos que el sumiso lo pide o lo expresa de forma verbal, gestual o en su actitud. Pero si nos pasamos es difícil volver atrás y recuperar la confianza del sumiso. Por lo tanto, a la hora de dar azotes o de torturar los pezones, o no digamos los genitales, conviene empezar flojito e ir subiendo poco a poco la intensidad hasta el nivel adecuado, que va a ser muy variable según cada persona. Alcanzado el nivel, es conveniente relajar al sumiso con caricias y tranquilizarlo antes de continuar el castigo; de esta forma la sesión se vuelve más larga y placentera para ambos.


Del otro lado, el error más frecuente en los sumisos es pensar que el amo lo hace todo y ellos no tienen nada que poner de su parte. Salvo que el amo confunda la dominación con el abuso, que hay que tener cuidado porque ese tipo de amos existe, se va a sentir muy excitado con los jadeos y gemidos del sumiso y viéndolo retorcerse y gesticular por la excitación y la mezcla de dolor y placer. Es fundamental que el sumiso exprese como se siente y haga saber al amo si necesita más castigo o si está llegando a su límite.

 
Este es el principio básico para que funcione bien una sesión D/s, y es válido para cualquier práctica, ya sea spanking, bondage, cera, tortura de pezones o lo que sea. En sucesivas entradas iré comentando las características específicas de cada uno de estos juegos.


viernes, 17 de febrero de 2017

Gengoroh Tagame

Os voy a recomendar al mejor autor de comic s/m que conozco: el japonés Gengoroh Tagame. Es manga pero no tiene la estética manga habitual porque en Tagame se nota la influencia de la escuela francesa y sus dibujos son realmente muy bonitos en cuanto a forma. 

Otra cosa es el contenido; podéis iniciaros con Fisherman's lodge (doy el título en inglés porque creo que no está traducido al español), que prácticamente no es s/m ni fetichista, pero los imágenes de la mayor parte de sus obras son realmente hardcore y muestran un abanico de todas las prácticas posibles, y también de varias imposibles. Hay escenas de tortura donde se cruza la barrera entre lo erótico y lo terrorífico; no son para los amantes de lo light ni para quien interprete literalmente los dibujos como prácticas que le gustaría llevar a la realidad. Probablemente en otro autor sin la misma técnica algunos fragmentos de sus historias serían insoportables, pero sus dibujos son tan buenos que te atrapan.

Probablemente en cualquier librería gay encontraréis La casa de los herejes, una de sus pocas obras con versión española, y alguna cosilla más, pero para leer el resto necesitareis entender inglés. Como veis, Tagame tiene una marcada preferencia por mostrarnos esclavos barbudos e hipermasculinos tipo muscle bear.